Sistemas de fachadas con parasoles regulables para un control absoluto de la iluminación

Los sistemas de fachadas que regulan la luz natural son básicos a la hora de ahorrar energía. El uso de la luz diurna reduce al mínimo la cantidad de iluminación artificial necesaria, así como los costes derivados del uso de calefacción, climatización y ventilación.

La luz eléctrica produce además mucho calor que es necesario disipar mediante sistemas de climatización que, de nuevo, consumen energía. Por el contrario, los sistemas de fachada que permiten aprovechar la luz natural apenas generan calor cuando se controlan adecuadamente. El uso de la luz natural puede suponer un ahorro de hasta un 75 por ciento de la energía utilizada para iluminación en un edificio, además de reducir los costes de climatización.

sistemas de fachadas Los sistemas de fachadas que proponen un diseño donde prima el aprovechamiento de la luz natural deben abordarse desde la perspectiva del diseño integral el edificio. De esta forma, las soluciones desarrolladas deben formar parte del concepto generador del proyecto, cumpliendo a la vez con los requisitos de aislamiento térmico y aprovechamiento de luz.

El sistema de fachadas elegido estará presente desde los primeros bocetos, en los que ya se deberá reflexionar sobre la orientación del edificio y la incidencia del sol en el sistema de fachadas durante las distintas estaciones del año.

Otro factor importante a tener en cuenta en las etapas iniciales del proceso de diseño es la apariencia estética, el diálogo interno que la fachada va a establecer con el entorno en el que se sitúa el edificio y con el interior del mismo.

El sistema de Louvre de Danpal® es toda una inspiración para arquitectos y diseñadores. Se trata de un sistema de fachadas traslúcidas con parasoles regulables de policarbonato que se pueden incorporar a la domótica automatizada del edificio.

Este sistema de fachadas permite libertad creativa total, pudiéndose elegir para los parasoles verticales regulables cualquiera de los tonos traslúcidos y opacos que ofrece Danpal en sus láminas de policarbonato, dotando así a la fachada del edificio de un nuevo movimiento de luces, sombras y color que va modificándose a lo largo del día. El dinamismo del sistema de fachada enriquecerá el diálogo con el transeúnte y se convertirá en el preludio de lo que espera encontrar en el interior del edificio.

El sistema de Louvre proporciona además una protección extra frente a los rayos UV en el interior del edificio para proteger la salud de sus ocupantes. En lugares de soleamiento intenso, como Australia, esta protección es indispensable. Un buen ejemplo es el edificio del puerto de Sidney, donde los parasoles verticales de diversos colores confieren dinamismo y protección al sistema de fachada.

Danpal pone a disposición de sus clientes un software exclusivo que les permitirá diseñar su sistema de fachadas con oscurecimiento mediante parasoles Louvre, gracias a sus simulaciones de iluminación y oscurecimiento que permiten conocer los niveles de calor e insolación en las primeras etapas del proyecto, comprobando la eficiencia energética y el confort visual proporcionado por el sistema de fachada elegido.

Además, la tecnología Microcell de los parasoles verticales regulables del sistema de fachadas Louvre ofrecen una alta resistencia al impacto y una mayor durabilidad gracias al espacio reducido entre las nervaduras del panel.