Las cubiertas livianas de Danpal aseguran conductividad térmica ínfima

La lámina de policarbonato es considerada un material aislante térmico ideal por su baja conductividad. La conductividad es la propiedad física que mide la conducción del calor de cualquier material disponible. Cuanto más alto sea el nivel de conductividad, más permeable será el material al paso del calor. La conductividad térmica es muy elevada en los metales, mientras que es ínfima en productos como la lámina de policarbonato, componente destacado del sistema de cubiertas livianas de Danpal®.

La lámina de policarbonato que alcanza los más altos estándares de calidad, estética y funcionalidad del mercado es ofrecida por la firma Danpal®, compañía dedicada al desarrollo de sistemas de arquitectura de la luz. Esta lámina de policarbonato innovadora lleva el nombre Danpalon® y es el componente más importante del sistema de cubiertas livianas de la empresa. Entre sus múltiples cualidades, este sistema de cubiertas livianas se adapta a infinidad de construcciones, fomenta el ahorro energético y maximiza el confort de los usuarios de cada edificio.

Los arquitectos implementan cubiertas livianas con la principal meta de proteger la parte superior de cualquier construcción. Los sistemas de cubiertas poseen además otras funciones, como lo son ofrecer un importante caudal de ingreso de luz natural al edificio, controlar el consumo energético y aislar térmicamente. El aislamiento térmico dificulta la pérdida de calor del interior al exterior en invierno y viceversa en verano, lo cual reduce los gastos de calefacción y refrigeración.

Gracias a que el sistema creado por Danpal® se comercializa en una gran variedad de configuraciones, el mismo puede ser instalado por encima o por debajo de las estructuras edilicias. Además de poseer láminas de policarbonato Danpalon®, el sistema de cubiertas livianas cuenta con perfiles de acristalamiento a presión, elaborados en policarbonato o en aluminio. Las cubiertas pueden obtenerse en diversos tonos para satisfacer los más sofisticados proyectos estéticos.

El sistema de cubiertas livianas de Danpal® difunde homogéneamente la luz natural sin generar brillos molestos para los usuarios del edificio. Este objetivo se logra debido a que la lámina de policarbonato Danpalon® cuenta con tecnología Microcell. La tecnología Microcell implica que cada lámina cuenta con una gran concentración de nervaduras que garantizan la translucidez de calidad similar a la del vidrio, la resistencia a las cargas de la nieve y los golpes del granizo, la baja conductividad del calor y la hermeticidad.

Las cualidades de las cubiertas livianas de Danpal® permiten que este sistema sea implementado tanto en zonas geográficas con temperaturas elevadas como en aquellas donde las temperaturas sean bajo cero. En zonas de extremo frío, la translucidez y la baja conductividad térmica que ofrecen las cubiertas livianas Danpal® permite crear soluciones para resguardar el bienestar del usuario al interior del edificio, conservando un agradable y cálido clima.

En climas cálidos, la misma tecnología de las cubiertas livianas de conductividad térmica baja logrará evitar el excesivo ingreso de calor al interior de las construcciones. La sustentabilidad del medio ambiente y los más altos estándares de exigencia son garantía de la firma Danpal® en los sistemas de cubiertas livianas.