La elegancia del policarbonato alveolar combinado con madera

El policarbonato alveolar es un material relativamente novedoso, que ha pasado de utilizarse principalmente en edificaciones industriales a formar parte de los cerramientos de muchos edificios de usos muy diversos.

Las características tan polivalentes del policarbonato alveolar han llevado a este material a aparecer en fachadas de centros educativos, edificios residenciales y grandes equipamientos deportivos entre otros, además de utilizarse en cubiertas de espacios de circulación de edificios emblemáticos.

Con tal diversidad de uso en la actualizad, no es sorprendente que el policarbonato alveolar se combine con los materiales más diversos, gracias a sus características de traslucidez, aislamiento y durabilidad. El policarbonato alveolar ha recorrido un largo camino desde los primeros tiempos industriales, hasta convertirse en el material elegante que es en la actualidad.

policarbonato alveolarEl palacio de deportes Marius Regnier en Francia es un ejemplo realmente interesante de esta evolución. Se trata de un edificio con estructura de madera laminada en su cubierta, lo que permite adoptar curvas orgánicas empleando un material tradicional que ha sabido reinventarse. Los cerramientos de todo el palacio de deportes se plantean utilizando dos pieles: una de policarbonato alveolar que permite el paso de la luz sin deslumbrar a los deportistas y protege de la lluvia y la climatología, y otra piel exterior en la que se vuelve al uso de la madera, reflejando en las fachadas una alegoría de la estructura de cubierta. El policarbonato alveolar de las fachadas se cubre con paneles de lamas verticales de madera muy poco tupidos, que, junto con la estructura curva vista de madera, conectan el edificio con la naturaleza sin impedir el paso de la luz tamizada a través de la fachada de policarbonato alveolar.

Además, este diálogo con las formas orgánicas mediante el uso novedoso de materiales tradicionales o el diseño con materiales decididamente modernos como el policarbonato alveolar se acentúa en la fachada principal, en la que se diseñaron dos planos inclinados de policarbonato alveolar recubierto de lamas de madera flanqueando la entrada principal.

Gracias la ligereza del los paneles es posible disfrutar de una libertad de diseño que no permiten otros materiales actuales. El resultado es un edificio hermoso que se integra en un entorno más preocupado por la ecología y cuya envolvente cumple a la perfección con la necesidad de impermeabilizar y aislar. Además, el paneles Danpal permiten proteger a los ocupantes del palacio de deportes de la radiación ultravioleta más dañina, y la tecnología Microcell® de los paneles de policarbonato alveolar de Danpal permiten disfrutar de esta fachada durante más tiempo, gracias a la durabilidad y la resistencia a impacto del policarbonato alveolar.

Los paneles de policarbonato alveolar de Danpal® se fabrican en longitudes de hasta doce metros, y más incluso en pedidos especiales. También existen distintos grosores para adaptarse a las distintas necesidades de aislamiento de los edificios, sin olvidar la amplísima gama de colores y tonalidades traslúcidas que ofrece Danpal.